Reiniciando Sistema con un fragmento sobre Margarita...

Hace años; quizá por estos meses de calor y verano, que caminaba solitario sobre una calle de concreto bajo un Sol de mediodía caribeño, meditaba en ese momento sobre la gran neurosis que me afligía, impidiendome sentir libre de la mirada y de la crítica morbosa de los que se me cruzaban en la calle. Quería estar solo pero me aterraba la compañia de cualquiera, deseaba exterminar toda presencia humana pero estaba dispuesto a mendigar una palabra amable.


Senti el peso del Sol sobre mis hombros como nunca ese día, era el tercero que no comía nada sustancioso. Sólo algún que otro dulce de chocolate, agua y cigarros, sólo horas intensas de lecturas y bocetos a la orilla del mar turquesa, aderezado con mis pensamientos deslizándose hacia la profundidad del horizonte-madre-abismo-marino, días y noches interminables de gritos sobre lienzos de tela barata y óleos llenos de insomnio.

Cuando regresé a mi habitación-estudio con los primeros destellos de la Luna, levanté una hoja de poesía olvidada en el umbral de la puerta: era una fotocopia que había solicitado días antes en la biblioteca pública, no recuerdo cuándo exáctamente llegó. Pero estaba ahí, esperándome como una amiga-amante que sin previo aviso, entra a tu departamento para darte una agradable y sensual sorpresa.

Conmovido la levanté en silencio, fué entonces que lentamente los versos fluyeron acariciando mi alma de una forma tan deliberadamente hermosa, que me estremeció hasta no poder sostenerme, caí derrumbado, de cuerpo entero al piso, como si me hubiera desmayado. El trance que éstas hermosas palabras indujeron en mí, fué el amor de los poetas y su misterio acompañándome. No perdí el conocimiento, al contrario. Recuperé mi origen, entre grandes lágrimas, sollozos, gritos solitarios y revelaciones.

Cuando retomé control sobre mí mismo, a la mañana siguiente; cambié uno de mis dibujos por una comida completa en el mercado de la localidad, a partir de ahí decidí que mi vida sería diferente, ya no me sentiría solo. Descubrí que la poesía me había visitado y que unos de sus Ángeles Alados llamado Margarita Michelena había descubierto ante mí, un sendero que yo harto conocía y me estaba invitando a continuar. A no desfallecer.

Hoy Reinicio este blog, recordando aquel día con un fragmento de ese poema, es el que tiene gran significado para mí. El Poema completo lo transcribo para ahorrarte tiempo navegante, te invito a que vivas como los poetas:

I
Yo no canto
para dejar testimonio de mi estancia,
ni para que me escuchen los que, conmigo, mueren,
ni para sobrevivirme en las palabras.
Canto para salir de mi rostro en tinieblas
a recordar los muros de mi casa,
porque entrando en mis ojos quedé ciega
y a tientas reconozco, cuando canto,
el infinito umbral de mi morada

Fragmento de "La Desterrada" de Margarita Michelena


***





LA DESTERRADA
I
Yo no canto
para dejar testimonio de mi estancia,
ni para que me escuchen los que, conmigo, mueren,
ni para sobrevivirme en las palabras.
Canto para salir de mi rostro en tinieblas
a recordar los muros de mi casa,
porque entrando en mis ojos quedé ciega
y a tientas reconozco, cuando canto,
el infinito umbral de mi morada

II
Cuando me dividiste de ti, cuando me diste
el país de mi cuerpo y me alejaste
del jardín de tus manos,
yo tuve, en prenda tuya, las palabras.
temblorosos espejos donde a veces
sorprendo tus señales.
Sólo tengo tus palabras, sólo tengo
mi voz infiel para buscarte.

Reino oscuro de enigmas me entregaste
y un ángel que me hiere cuando te olvido y callo,
y es lengua doliente y una copa sellada.
Esto es la poesía. No un don de fácil música
ni una gracia riente.
Apenas una forma de recordar, apenas
—entre el hombre y tu orilla—
una señal, un puente.

Por él voy con mis pasos,
con mi tiempo y mi muerte,
llevando en estas manos prometidas al polvo
que de ti me separan, que en otra me convierten
y que es mi frontera inexpugnable,
un hilo misterioso, una escala secreta,
una llave que a veces abre puertas de sombra,
una lejana punta del velo centelleante.

Esto tengo y no más. Una manera
de zarpar por instantes de mi carne,
del límite y del nombre que me diste,
del ser y el tiempo en que me confinaste.
Has querido dejarme un torpe vuelo,
la raíz de mis alas anteriores
y este nublado espejo, teatro apenas
de la memoria que me arrebataste.

Y yo que fui contigo solamente
una sonora gota de tu música oceánica,
lloro bajo la cifra de mi nombre,
en esta soledad de ser yo misma,
de ser entre mi sangre un nostálgico huésped
que su idioma ha olvidado, mas no olvida
que es hoja separada de su ramo celeste.


III

Pero voy caminando hacia el retorno.
Pero voy caminado hacia el silencio.
Pero voy caminando hacia tu rostro,
allá donde la música dejó ya de ser tiempo,
allá donde las voces son todas la voz tuya.

Aún es mi camino de palabras
aún no me disuelves de tu música,
aún no me confundes y me salvas.
Mas tú me tomarás desde el cadáver
vacío de mis pasos,
derribará tu soplo la muralla
y apagará la vacilante antorcha
con que mi voz, abajo, te buscaba.

Recobrarás la espada
que un ángel puso en mi costado
y este sonoro sello que en mi frente
me señaló un destino de nostalgia.
Y callaré. Devolveré este reino
a frágiles palabras.
¿A qué cantar entonces, si ya habré recordado,
si estará abierta entonces esta rosa enigmática?

-Margarita Michelena-

1 comentario:

  1. Quisiera que porfavor me ayudaran adesifrar el sueño que tuve ya hace alguntiempo quiero saver que significa la palabra oxtli y su significado porfavor ya que repetidas ocaciones losueño costante mente gracias

    ResponderEliminar